martes

ALLER-RETOUR



Bajo el arco de la tarde

nos sorprendió el amor.

Tú, sólo tú,

haz hecho que mi alma vuele.

 
Esa misma luz nos había ido alumbrando

y permanecía callada,

a nuestra espera;

se hacía ansia

y envoltura, testigo.


Desplegando alas

que revolotean al amor,

te encontré

y me regalaste la dicha.

Ayer es ya hoy,

y hoy ayer,

y mañana;

la caricia ya era y es,

se hace carne.

 
Manos que recorren pálpitos

y suspiros que escapan.

 
Y mis ojos te miran,

y se convierten en destellos.

Destellos de estrellas contagiados por tu esplendor.


A dos plumas: José Luis Amaya Zulueta y Rosa Arauz

3 comentarios:

  1. Precioso poema escrito al alimón. Me ha encantado. Felicidades a ambos.
    Besos desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  2. Qué sensación más hermosa poder plasmar con palabras escritas los sentimientos de dos amantes, y más aún mano a mano...

    Gracias por compartir esos sentimientos.

    Besitos compartidos.

    ResponderEliminar
  3. Tienes un regalo de despedida en mi laberinto.
    Besos

    ResponderEliminar

Déjate fluir