domingo

ALBORADA



¡Y llegaste tú!

Arrojando flores en mi camino,

inundando mi piel desnuda,

acariciándola con alientos frescos.



¡Y llegaste!

Despertando el latir de mis sentidos,

convirtiendo las noches en cálidas

cuando antaño fueron gélidas.



¡Ahí estás!

Pintando de colores

lienzos hasta ahora teñidos

por frugales pinceles.



¡Ahora estás!

Aquí,

Conmigo. Alma cálida.

Alma, que cada día más me enamora,

con tus canciones de bienvenida.



Los sensibles, bien pueden comprenderme.

2 comentarios:

  1. Muy bello y sentido querida amiga, besos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. De repente el mundo se convierte en silencios...

    ResponderEliminar

Déjate fluir